Tomasi Kulimoetoke II,

Tomasi Kulimoetoke II fue el Lavelua 50a de la isla de Wallis, que se conoce como Uvea en el idioma Wallis, uno de los tres reinos tradicionales en el territorio francés de Wallis y Futuna.

Nació en Ha'afuasia en el Distrito Hahake en la isla de Wallis. Fue elegido rey el 12 de marzo de 1959, después de un mes-el artículo 6 por un Consejo de Ministros. En los primeros años, que apoya una relación más estrecha con Francia, reconociendo que Wallis era económicamente dependiente de los subsidios. Después de un referéndum nacional, firmó tratado de hacer Wallis un territorio de ultramar de Francia en 1961.

Tenía seis hijos.

En 2002, el rey irritado a muchos de sus compatriotas, así como Francia, cerrando único periódico de la isla, ya que había realizado un editorial criticándolo por dar refugio a un amigo de la familia, después de haber sido condenado a la cárcel por malversación de fondos públicos. Los reformistas también se burlaron de la insistencia del rey que wallisianos desmontaje de sus bicicletas al pasar su palacio.

En 2005, el rey a punto de perder su trono después de su nieto, Tomasi Tuugahala, fue sentenciado a 18 meses de prisión por el homicidio involuntario de un peatón que fue matado en un accidente por conducir ebrio en la víspera de Año Nuevo. El rey invitó a su nieto a refugiarse en el palacio real, donde se escondió durante cuatro meses antes de rendirse a los gendarmes franceses. Primer Mnister del Rey, poseedor del título "Kalae Kivalu" instó el alto administrador del gobierno francés Xavier de Frst a "salir del territorio". El rey también afirmó que el incidente se tramitará con arreglo a la ley tribal habitual y que la ley penal francesa debe ser abolida en Uvea.

Los reformistas querían deponer al rey e instale Sosefo Mautamakia Ahau Halagahu, hijo del Halagahu tarde como su sucesor en el distrito norte "Hihifo". Disturbios locales ocurrieron y la coronación no tuvieron lugar. El rey conservó el trono y se reconoció además como tales por Francia. Varios cientos de partidarios del rey marcharon y construyeron barricadas en la isla durante la crisis.

Su hija Etua se hizo cargo de sus deberes ceremoniales en años posteriores, cuando sufrió de mala salud. Él murió en el Mata-Utu. Se observó un período de luto de seis meses, durante los cuales era un tabú hablar de un posible sucesor.