Megacariocitos, Estructura, Desarrollo de megacariocitos, Liberación de plaquetas, Efectos de citoquinas, Los trastornos que implican megacariocitos, Enlaces externos


El megacariocitos es una célula de médula ósea responsables de la producción de trombocitos sanguíneos, que son necesarias para la coagulación normal de la sangre. Los megacariocitos representan normalmente de 1 de cada 10.000 células de médula ósea, pero pueden aumentar en número de casi 10 veces durante el curso de ciertas enfermedades.

Estructura

En general, los megacariocitos son 10 a 15 veces más grande que un glóbulo rojo típico, un promedio de 50-100 m de diámetro. Durante su maduración, la megacariocitos crece en tamaño y replica su ADN sin citocinesis en un proceso llamado endomitosis. Como resultado, el núcleo de la megacariocitos puede llegar a ser muy grande y lobulado, que, en virtud de un microscopio de luz, puede dar la falsa impresión de que hay varios núcleos. En algunos casos, el núcleo puede contener un máximo de 64N ADN, o 32 copias del complemento normal de ADN en una célula humana.

El citoplasma, como las plaquetas que brotan de ella, contiene una granulación y cuerpos densos.

Desarrollo de megacariocitos

Los megacariocitos se derivan de las células madre hematopoyéticas de células precursoras en la médula ósea. Se producen principalmente en el hígado, el riñón, el bazo y la médula ósea. Estas células madre multipotentes viven en los sinusoides de médula y son capaces de producir todos los tipos de células de la sangre en función de las señales que se reciben. La señal primaria para la producción de megacariocitos es trombopoyetina o TPO. TPO es suficiente, pero no es absolutamente necesario para la inducción de la diferenciación de las células progenitoras en la médula ósea hacia un fenotipo megacariocitos final. Otras señales moleculares para la diferenciación de megacariocitos incluyen GM-CSF, IL-3, IL-6, IL-11, quimiocinas, y la eritropoyetina. Los megacariocitos se desarrolla a través de la siguiente linaje:

CFU-Me -> megacarioblastos -> promegakaryocyte -> megacariocitos. J

La célula alcanza finalmente la etapa de megacariocitos y pierde su capacidad de dividirse. Sin embargo, todavía es capaz de replicar su ADN y continuar el desarrollo, convirtiéndose en poliploides. El citoplasma sigue creciendo y el complemento de ADN puede aumentar hasta 64N.

Liberación de plaquetas

Una vez que la célula ha completado la diferenciación y convertirse en un megacariocitos maduros, comienza el proceso de producción de plaquetas. El proceso de maduración se produce a través de endomitosis replicación síncrona con lo que se agranda el volumen citoplasmáticos como el número de núcleos multiplica sin división celular. La célula cesa su crecimiento en 4N, 8N o 16N, se convierte en granulado, y comienza a producir plaquetas. Trombopoyetina juega un papel en la inducción de la megacariocitos para formar los procesos de proto-plaquetas pequeñas. Las plaquetas se llevan a cabo dentro de estas membranas internas dentro del citoplasma de los megacariocitos. Existen dos mecanismos propuestos para la liberación de plaquetas. En un escenario, estos procesos proto-plaquetas se separan explosivamente para convertirse en plaquetas. Alternativamente, la célula puede formar cintas de plaquetas en los vasos sanguíneos. Las cintas se forman a través de pseudópodos y que son capaces de emitir continuamente las plaquetas en circulación. En cualquiera de los casos, cada uno de estos procesos de proto-plaquetas puede dar lugar a 2000-5000 nuevas plaquetas sobre ruptura. En general, 2/3 de estas plaquetas recientemente producidos permanecerán en circulación, mientras que 1/3 es secuestrada por el bazo.

Después de gemación plaquetas, lo que queda es principalmente el núcleo de la célula. Este atraviesa la barrera de médula ósea a la sangre y se consume en el pulmón por los macrófagos alveolares.

Efectos de citoquinas

Las citoquinas son señales que se utilizan en el sistema inmune para la comunicación intercelular. Hay muchas citoquinas que afectan a los megacariocitos. Ciertas citoquinas, tales como IL-3, IL-6, IL-11, LIF, eritropoyetina, trombopoyetina y todo estimulan la maduración de las células progenitoras megacariocíticas. Otras señales, tales como PF4, CXCL5, CXCL7, y CCL5 inhiben la formación de plaquetas.

Trombopoyetina

La trombopoyetina es una proteína de 353-ácido amino localizado en el cromosoma 3p27 - TPO se sintetiza principalmente en el hígado, pero puede ser hecha por los riñones, testículos, el cerebro y las células estromales de la médula ósea incluso. Tiene una alta homología con eritropoyetina. Es esencial para la formación de una cantidad adecuada de plaquetas. Los ratones que carecen de TPO o el receptor de TPO tienen una reducción del 90% en el número de plaquetas circulantes, a pesar de las plaquetas son normales en la morfología y la función.

Los trastornos que implican megacariocitos

Los megacariocitos son directamente responsables de la producción de plaquetas que son necesarias para la formación de un coágulo de trombo, o la sangre. Existen varias enfermedades que son directamente atribuibles a la función megacariocitos anormal o la función plaquetaria anormal.

Trombocitemia esencial

Trombocitosis esencial es un trastorno caracterizado por un número extremadamente alto de plaquetas circulantes. La enfermedad se presenta en 1 a 2 por cada 100.000 personas. La corriente de los requisitos de la OMS para el diagnóstico incluyen> 600.000 plaquetas/L de sangre y una biopsia de médula ósea. Algunas de las consecuencias de tener un número tan elevado de plaquetas incluyen trombosis o coágulos en todo el cuerpo. Los trombos se forman más frecuentemente en las arterias que las venas. Irónicamente, con recuentos de plaquetas por encima de 1.000.000 plaquetas/L puede llevar a eventos hemorrágicos. La evidencia reciente sugiere que la mayoría de los casos de TE se deben a una mutación en la proteína JAK2, un miembro de la vía de JAK-STAT. La evidencia sugiere que esta mutación hace que el hipersensible megacariocitos para la trombopoyetina y causa la proliferación clonal de megacariocitos. Hay un riesgo significativo de transformación a leucemia con este trastorno. El tratamiento primario consiste de anagrelida o hidroxiurea para reducir los niveles de plaquetas.

Trombocitopenia congénita amegacariocítica

Amegacariocítica trombocitopenia congénita es un trastorno hereditario poco común. Las principales manifestaciones son trombocitopenia y megakaryocytopenia, es decir, un número bajo de plaquetas y megacariocitos. Hay una ausencia de megacariocitos en la médula ósea sin anomalías físicas asociadas. La causa de este trastorno parece ser una mutación en el gen para el receptor de TPO, c-mpl, a pesar de los altos niveles de suero de TPO. Además, puede haber anomalías con el sistema nervioso central, incluyendo el cerebro y el cerebelo, que podría causar síntomas. El tratamiento primario para CAMT es el trasplante de médula ósea.

La médula ósea/trasplante de células madre es el único remedio para esta enfermedad genética. Transfusiones de plaquetas frecuentes son necesarios para mantener al paciente de desangrarse hasta el transplante se ha completado, aunque esto no es siempre el caso.

Una de las pocas fuentes relacionadas con la investigación no médicos en la web con información sobre CAMT es:

  • CAMT infantil Bone Marrow Transplant revista específica

No parece haber ningún recurso genérico para los pacientes CAMT en la web y esto es debido a la rariety de la enfermedad potencialmente.

Enlaces externos

  • Los megacariocitos: maduras Muchas imágenes microscópicas de megacariocitos maduros como en contextos de enfermedades.
  • Comparación del tamaño celular
  • CAMT infantil Bone Marrow Transplant revista específica