Neumotórax, Signos y síntomas, Causar, Mecanismo, Diagnóstico, Administración, Prevención, Epidemiología, Historia, En otros animales


Un neumotórax es una acumulación anormal de aire o gas en el espacio pleural que separa a los pulmones de la pared del pecho y que puede interferir con la respiración normal.

Un neumotórax primario es aquél que se produce sin una causa aparente y en ausencia de enfermedad pulmonar significativa, mientras que un neumotórax secundario se produce en presencia de la patología pulmonar existente. De vez en cuando, la cantidad de aire en el pecho aumenta notablemente cuando una válvula de una vía está formada por un área de tejido dañado, lo que lleva a un neumotórax a tensión. Esta condición es una emergencia médica que puede causar el empeoramiento constante falta de oxígeno y presión arterial baja. A no ser revertido por el tratamiento eficaz, estas secuelas puede progresar y causar la muerte.

Neumotórax pueden ser causados por un trauma físico en el pecho, o como una complicación de la intervención médica o quirúrgica. Generalmente, los síntomas incluyen dolor de pecho y dificultad para respirar. El diagnóstico de neumotórax mediante un examen físico por sí solo puede ser difícil o no concluyentes, por lo que una radiografía de tórax o tomografía computarizada se usa por lo general para confirmar su presencia.

Pequeños neumotórax espontáneos típicamente se resuelven sin tratamiento y sólo requieren vigilancia. Este enfoque puede ser más apropiada en temas que no tienen la enfermedad pulmonar subyacente significativa. En neumotórax más grandes, o cuando existen síntomas marcados, el aire puede ser extraído con una jeringa o un tubo de pecho conectado a un sistema de válvula de una vía. En ocasiones, se requieren intervenciones quirúrgicas al tubo de drenaje no tiene éxito, o como una medida preventiva, si no se han repetido episodios. Los tratamientos quirúrgicos implican generalmente pleurodesis o pleurectomía.

Signos y síntomas

Las características clínicas

Un neumotórax espontáneo primario tiende a ocurrir en un adulto joven y sin problemas pulmonares subyacentes, y por lo general causa síntomas limitados. Dolor en el pecho y en ocasiones disnea leve son las características que presentan predominantes habituales. Las personas que se ven afectadas por el PSP no son conscientes del potencial de peligro y pueden esperar varios días antes de buscar atención médica. PSP más comúnmente ocurren durante los cambios en la presión atmosférica, lo que explica en parte por qué los episodios de neumotórax pueden ocurrir en racimos. Es raro que los PSPs para causar neumotórax por tensión.

Neumotórax espontáneo secundario, por definición, ocurren en personas con enfermedad pulmonar subyacente significativa. Los síntomas en los SSP tienden a ser más graves que en PSP, como los pulmones no afectados son generalmente incapaces de sustituir la pérdida de la función en los pulmones afectados. La hipoxemia es generalmente presente y se puede observar como cianosis. La hipercapnia se encuentra a veces, lo que puede causar confusión y - si es muy grave - puede resultar en coma. Por tanto, la aparición repentina de ahogo en una persona con enfermedad pulmonar obstructiva crónica, fibrosis quística u otras enfermedades pulmonares graves debe impulsar las investigaciones para identificar la posibilidad de un neumotórax.

Neumotórax traumático más comúnmente se produce cuando se perfora la pared del pecho, como por ejemplo cuando una herida de arma blanca o herida de bala permite que el aire entre en el espacio pleural, o por alguna otra lesión mecánica al pulmón compromete la integridad de las estructuras afectadas. Se han encontrado neumotórax traumático a ocurrir en hasta la mitad de todos los casos de traumatismo torácico, con sólo fracturas de costillas siendo más frecuente en este grupo. El neumotórax se puede oculta en la mitad de estos casos, pero puede aumentar de tamaño - en particular si se necesita ventilación mecánica. También se encuentran en pacientes que ya reciben ventilación mecánica por alguna otra razón.

A la exploración física, los sonidos respiratorios pueden ser disminuidos en el lado afectado, en parte porque el aire en el espacio pleural amortigua la transmisión del sonido. Medidas de la conducción de vibraciones vocales a la superficie del pecho pueden ser alterados. Percusión del tórax puede ser percibido como hiperresonante y la resonancia vocal y frémito táctil puede a la vez ser disminuido notablemente. Es importante destacar que el volumen del neumotórax se muestran escasa correlación con la intensidad de los síntomas experimentados por la víctima, y los signos físicos pueden no ser evidentes si el neumotórax es relativamente pequeño.

El neumotórax a tensión

Aunque existen múltiples definiciones, un neumotórax a tensión se considera generalmente estar presente cuando un neumotórax conduce a un deterioro significativo de la respiración y/o circulación de la sangre. Los hallazgos más comunes en personas con neumotórax a tensión son dolor en el pecho y dificultad respiratoria, a menudo con un aumento del ritmo cardíaco y la respiración rápida en las etapas iniciales. Otros hallazgos pueden incluir sonidos más aliento en un lado del pecho, los niveles bajos de oxígeno y la presión arterial, y el desplazamiento de la tráquea hacia el lado afectado. En raras ocasiones, puede haber cianosis, alteración del nivel de conciencia, una nota de percusión hiperresonante en el examen de la parte afectada con una reducción de la expansión y la disminución del movimiento, dolor en el epigastrio, desplazamiento del latido de la punta, y el sonido resonante al tocar el esternón. Esta es una emergencia médica y requiere tratamiento inmediato y sin más investigaciones.

Neumotórax a tensión también puede ocurrir en una persona que está recibiendo ventilación mecánica, en cuyo caso puede ser difícil de detectar, ya que la persona está típicamente recibiendo sedación, sino que se observa a menudo debido a un deterioro repentino de la situación. Estudios recientes han demostrado que el desarrollo de características de tensión puede no siempre ser tan rápido como se pensaba anteriormente. Desviación de la tráquea a un lado y la presencia de la presión venosa yugular elevada no son fiables como los signos clínicos.

Causar

Primaria espontánea

Neumotórax espontáneo se dividen en dos tipos: primaria, que se produce en ausencia de enfermedad pulmonar conocida, y secundaria, que se produce en una persona con enfermedad pulmonar subyacente. La causa del neumotórax espontáneo primario se desconoce, pero los factores de riesgo establecidos incluyen sexo masculino, tabaquismo y antecedentes familiares de neumotórax. Los diversos mecanismos subyacentes sospechosos se discuten a continuación.

Secundaria espontánea

Neumotórax espontáneo secundario se produce en el contexto de una variedad de enfermedades pulmonares. El más común es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, lo que representa aproximadamente el 70% de los casos. Enfermedades pulmonares conocidos que pueden aumentar significativamente el riesgo de neumotórax son

En los niños, las causas adicionales incluyen el sarampión, la equinococosis, la inhalación de un cuerpo extraño, y ciertas malformaciones congénitas.

11,5% de las personas con un neumotórax espontáneo tiene un familiar que ha sufrido previamente un neumotórax. Los trastornos hereditarios Síndrome de Marfan, homocistinuria, síndrome de Ehlers-Danlos, deficiencia de alfa 1-antitripsina, y el síndrome de Birt-Hogg-Dub todos se han relacionado con neumotórax familiar. En general, estas condiciones causan otros signos y síntomas, así, y neumotórax no suele ser el principal hallazgo. El síndrome de Birt-Hogg-Dub es causada por mutaciones en el gen FLCN, que codifica una proteína llamada foliculina. Mutaciones FLCN y lesiones pulmonares también han sido identificados en los casos familiares de neumotórax donde otras características del síndrome de Birt-Hogg-Dub están ausentes. Además de las asociaciones genéticas, el haplotipo HLA A2B40 es también una predisposición genética a PSP.

Traumático

Un neumotórax traumático puede resultar de un traumatismo cerrado o una lesión penetrante en la pared torácica. El mecanismo más común es debido a la penetración de los puntos óseos afilados en una nueva fractura de costilla, que daña el tejido pulmonar. Neumotórax traumático puede observarse también en las personas expuestas a explosiones, a pesar de que no existe una aparente lesión en el pecho.

Los procedimientos médicos, tales como la inserción de un catéter venoso central en una de las venas del pecho o la toma de muestras de biopsia de tejido pulmonar, puede dar lugar a un neumotórax. La administración de ventilación con presión positiva, ya sea de ventilación o no invasiva de ventilación mecánica, puede resultar en barotrauma que conduce a un neumotórax.

Los buzos que respiran bajo el agua de un aparato se suministran con gas respirable a presión ambiente, lo que se traduce en sus pulmones que contienen gas a presión superior a la atmosférica. Los buzos de respiración de aire comprimido pueden sufrir un neumotórax como resultado de barotrauma de ascendente, mientras que sólo 1 metro retención de la respiración con sus pulmones completamente inflado. Un problema adicional en estos casos es que aquellos con otras características de la enfermedad de descompresión se tratan típicamente en una cámara de buceo con la terapia hiperbárica, lo que puede conducir a un neumotórax pequeño por un agrandamiento rápido y causando características de tensión.

Mecanismo

La cavidad torácica es el espacio en el interior del pecho que contiene los pulmones, el corazón, y numerosos vasos sanguíneos importantes. A cada lado de la cavidad, una membrana pleural cubre la superficie del pulmón y también recubre el interior de la pared del pecho. Normalmente, las dos capas están separadas por una pequeña cantidad de fluido lubricante serosa. Los pulmones están completamente infladas dentro de la cavidad debido a la presión dentro de las vías respiratorias es mayor que la presión en el interior del espacio pleural. A pesar de la baja presión en el espacio pleural, el aire no entra porque no hay conexiones naturales a un pasaje que contiene el aire y la presión de los gases en la sangre es demasiado bajo para que puedan ser forzadas en el espacio pleural. Por lo tanto, un neumotórax sólo puede desarrollarse si se permite que el aire entre en, a través de daño a la pared del pecho o daños en el propio pulmón, o de vez en cuando debido a los microorganismos en el espacio pleural producen gas.

Defectos de la pared torácica suelen ser evidentes en los casos de daño a la pared del pecho, como puñaladas o heridas de bala. En neumotórax espontáneo secundario, vulnerabilidades en el tejido pulmonar son causadas por una variedad de procesos de enfermedad, en particular por ruptura de bullas en los casos de enfisema grave. Las áreas de necrosis pueden precipitar episodios de neumotórax, aunque el mecanismo exacto no está claro. El neumotórax espontáneo primario durante muchos años ha sido pensado para ser causada por "ampollas", que se supone que es más común en los clásicos en riesgo de neumotórax debido a factores mecánicos. Varias líneas de evidencia sugieren que esta hipótesis puede no ser suficiente para explicar todos los episodios de neumotórax espontáneo primario, tales como el hecho de que neumotórax puede reaparecer incluso después de tratamiento quirúrgico de las ampollas, y que las vesículas se producen en el 15% de las personas sanas. Por lo tanto, se ha sugerido que la PSP puede también ser causada por zonas de interrupción en la capa pleural, que son propensos a la ruptura. Fumar puede, además, llevar a la inflamación y obstrucción de las vías aéreas pequeñas, que representan un riesgo significativamente mayor de PSPs en los fumadores. Una vez que el aire ha dejado entrar en la cavidad pleural, que se reabsorbe gradualmente.

El neumotórax a tensión se produce cuando la abertura que permite que el aire entre las funciones del espacio pleural como una válvula de una vía, permitiendo que el aire entre más con cada respiración, pero ninguno de escapar. El cuerpo compensa mediante el aumento de la frecuencia respiratoria y el volumen corriente, empeorando el problema. A menos que detención corregida, la hipoxia y la respiratoria eventualmente seguir.

Diagnóstico

Los síntomas del neumotórax pueden ser vagos y no concluyentes, sobre todo en aquellos con una pequeña PSP, confirmación con la imagen médica se requiere generalmente. Por el contrario, neumotórax a tensión es una emergencia médica y se puede tratar antes de exponer - especialmente si hay hipoxia severa, presión arterial muy baja, o un nivel de alteración de la conciencia. En neumotórax a tensión, los rayos X son necesarios a veces, si hay dudas acerca de la localización anatómica del neumotórax.

Radiografía de tórax

Tradicionalmente una radiografía simple de tórax, a ser posible con la haces de rayos X que se proyecta desde la parte trasera, ha sido la primera investigación más adecuada. Estos se realizan generalmente durante la inspiración máxima, sin información añadida es recogida por la obtención de una radiografía de tórax en la espiración. Si el PA de rayos X no muestra un neumotórax, pero existe una fuerte sospecha de uno, los rayos X lateral puede llevarse a cabo, pero esto no es una práctica de rutina. No es inusual para el mediastino para ser desplazado lejos del pulmón afectado debido a las diferencias de presión. Esto no es equivalente a un neumotórax a tensión, que se determina principalmente por la constelación de síntomas, la hipoxia, y el choque.

El tamaño del neumotórax se puede determinar con un grado razonable de precisión midiendo la distancia entre la pared torácica y el pulmón. Esto es relevante para el tratamiento, como neumotórax más pequeñas pueden ser manejadas de manera diferente. Un reborde de aire de 2 cm significa que el neumotórax ocupa alrededor del 50% del hemitórax. Directrices profesionales británicos han declarado tradicionalmente que la medición se debe realizar a nivel del hilio con 2 cm como el punto de corte, mientras directrices de la American estado que la medición se debe hacer en el ápice del pulmón con 3 cm de diferenciar entre una "pequeña" y un neumotórax "grande". El último método puede sobreestimar el tamaño de un neumotórax si se encuentra principalmente en el ápice, que es una ocurrencia común. Los diversos métodos se correlacionan poco, pero son las mejores formas fácilmente disponibles para estimar el tamaño neumotórax. La TC puede proporcionar una determinación más precisa del tamaño del neumotórax, pero no se recomienda su uso rutinario en esta configuración.

No todos los neumotórax son uniformes, algunos sólo forma una bolsa de aire en un lugar determinado en el pecho. Pequeñas cantidades de líquido se pueden observar en la radiografía de tórax, lo que puede ser sangre. En algunos casos, la única anomalía significativa puede ser el "signo del surco profundo", en la que el normalmente pequeño espacio entre la pared torácica y el diafragma aparece ampliado debido a la presencia anormal de líquido.

La tomografía computarizada

La tomografía computarizada puede ser útil en situaciones particulares. En algunas enfermedades pulmonares, especialmente enfisema, es posible para las áreas pulmonares anormales tales como ampollas para tener el mismo aspecto que un neumotórax en la radiografía de tórax, y puede que no sea seguro aplicar ningún tratamiento antes de que se hizo la distinción y antes de la se determina ubicación exacta y el tamaño del neumotórax. En el traumatismo, donde puede que no sea posible realizar una película en posición vertical, la radiografía de tórax puede perder hasta un tercio de neumotórax, mientras que la TC sigue siendo muy sensible.

Un uso adicional de la TC es en la identificación de las lesiones pulmonares subyacentes. En NEP presunta, puede ayudar a identificar las ampollas o lesiones quísticas y en NES puede ayudar a identificar la mayoría de las causas mencionadas anteriormente.

Ultrasonido

El ultrasonido se usa comúnmente en la evaluación de las personas que han sufrido un trauma físico, por ejemplo, con el protocolo de FAST. El ultrasonido puede ser más sensible que los rayos X del pecho en la identificación de neumotórax después de un traumatismo directo en el pecho. El ultrasonido también puede proporcionar un diagnóstico rápido en otras situaciones de emergencia, y permitir la cuantificación del tamaño del neumotórax. Varias características particulares en la ecografía del pecho se pueden utilizar para confirmar o descartar el diagnóstico.

Administración

El tratamiento de neumotórax depende de un número de factores, y puede variar de descarga con el seguimiento temprano a la descompresión inmediata aguja o la inserción de un tubo en el pecho. El tratamiento está determinado por la gravedad de los síntomas e indicadores de enfermedad aguda, la presencia de enfermedad pulmonar subyacente, el tamaño estimado del neumotórax en la radiografía, y - en algunos casos - de la preferencia personal de la persona involucrada.

En neumotórax traumático, sondas pleurales se insertan generalmente. Si se requiere ventilación mecánica, el riesgo de neumotórax a tensión es mucho mayor y la inserción de un tubo torácico es obligatorio. Cualquier herida abierta de tórax se debe cubrir con un sello hermético, ya que conlleva un alto riesgo de provocar un neumotórax a tensión. Idealmente, un apósito llamado el "sello de Asherman" debe ser utilizada, ya que parece ser más eficaz que un apósito estándar "de tres lados". El sello de Asherman es un dispositivo especialmente diseñado que se adhiere a la pared del pecho y, a través de una válvula-como mecanismo permite que el aire se escape, pero no para entrar en el pecho.

El neumotórax a tensión generalmente se trata con descompresión aguja urgente. Esto puede ser necesario antes de su transporte al hospital, y puede ser realizado por un técnico de emergencia médica u otro profesional capacitado. La aguja o cánula se deja en su lugar hasta que se puede insertar un tubo torácico. Si neumotórax a tensión conduce a un paro cardíaco, la aguja de descompresión se lleva a cabo como parte de la reanimación, ya que puede restaurar el gasto cardíaco.

Conservador

Pequeños neumotórax espontáneo no siempre requieren tratamiento, ya que es poco probable que proceder a la insuficiencia respiratoria o neumotórax a tensión, y generalmente se resuelven espontáneamente. Este enfoque es más apropiado si el tamaño estimado del neumotórax es pequeño, no hay falta de aire, y no hay ninguna enfermedad pulmonar subyacente. Puede ser apropiado para tratar una PSP más grande conservador si los síntomas son limitados. Ingreso en el hospital menudo no es necesario, siempre y cuando se dan instrucciones claras para volver al hospital si hay empeoramiento de los síntomas. Otras investigaciones se pueden realizar de forma ambulatoria, y en ese momento se repiten las radiografías para confirmar la mejora, y la asesoría que en materia de prevención de la recurrencia. Estimaciones de las tasas de resorción son entre 1,25% y 2,2% el volumen de la cavidad por día. Esto significa que incluso un neumotórax completa se resolverán espontáneamente en un período de aproximadamente 6 semanas.

Neumotórax secundarios sólo son tratados de forma conservadora si el tamaño es muy pequeño y hay síntomas limitados. Por lo general se recomienda la admisión al hospital. Oxígeno dado a una velocidad de flujo alta puede acelerar la reabsorción tanto como cuatro veces.

Aspiración

En un gran PSP, o en una PSP asociado con falta de aliento, algunas directrices profesionales recomiendan que la reducción del tamaño por aspiración es igual de efectiva que la inserción de un tubo en el pecho. Esto implica la administración de anestesia local y la inserción de una aguja conectada a un grifo de tres vías; hasta 2,5 litros de aire se eliminan. Si se ha producido una reducción significativa en el tamaño del neumotórax en la posterior de rayos X, el resto del tratamiento puede ser conservador. Este enfoque ha demostrado ser eficaz en más del 50% de los casos. En comparación con el drenaje con tubo, la aspiración de primera línea en PSP reduce el número de personas que requieren ingreso en el hospital de manera significativa, sin aumentar el riesgo de complicaciones.

La aspiración también se puede considerar en neumotórax secundaria de tamaño moderado y sin falta de aliento, con la diferencia de que se requiere la observación en curso en el hospital, incluso después de un procedimiento exitoso. Americano profesional directrices establecen que todos los grandes neumotórax - incluso los debidos a PSP - deben ser tratados con un tubo torácico. Tamaño moderado neumotórax traumático iatrogénicas pueden inicialmente ser tratados con aspiración.

Tubo torácico

Un tubo torácico es el tratamiento inicial más definitiva de un neumotórax. Éstas se insertan generalmente en una zona bajo la axila se llama el "triángulo de seguridad", donde se puede evitar el daño a los órganos internos, lo que está delimitada por una línea horizontal a nivel del pezón y dos músculos de la pared torácica. La anestesia local se aplica. Podrán utilizarse dos tipos de tubos. En neumotórax espontáneo, tubos de pequeño calibre pueden ser insertados mediante la técnica de Seldinger y tubos más grandes no tienen una ventaja. En neumotórax traumático, se utilizan tubos de mayor tamaño.

Los tubos torácicos se requieren en PSP que no han respondido a la aspiración con aguja, en grandes SSP, y en casos de neumotórax a tensión. Están conectados a un sistema de válvula unidireccional que permite que el aire escape, pero no para volver a entrar, el pecho. Esto puede incluir una botella de agua que funciona como un sello de agua, o una válvula de Heimlich. No están normalmente conectados a un circuito de presión negativa, ya que esto daría lugar a una rápida re-expansión del pulmón y un riesgo de edema pulmonar. El tubo se deja en su lugar hasta que el aire no se ve para escapar de ella por un período de tiempo, y los rayos X confirman la reexpansión del pulmón.

Si después de 2-4 días todavía hay evidencia de una fuga de aire, existen varias opciones disponibles. La presión negativa de succión a una velocidad de flujo alta puede intentarse, en particular en PSP; se piensa que esto puede acelerar la curación de la fuga. En caso contrario, puede ser necesaria la cirugía, especialmente en SSP.

Los tubos torácicos se utilizan en primera línea cuando el neumotórax se produce en personas con SIDA, por lo general debido a la neumonía por Pneumocystis subyacente, ya que esta condición está asociada con pérdida de aire prolongada. Neumotórax bilateral es relativamente común en las personas con neumonía Pneumocystis, y la cirugía es a menudo necesaria.

Pleurodesis y cirugía

La pleurodesis es un procedimiento que destruye permanentemente el espacio pleural y se fija el pulmón a la pared torácica. Los mejores resultados se consiguen con una toracotomía-con la identificación de cualquier fuente de fugas de aire y el grapado de vesículas-seguido por pleurectomía de la capa exterior y la abrasión pleural pleural de la capa interna. Durante el proceso de curación, el pulmón se adhiere a la pared del pecho, destruyendo con eficacia el espacio pleural. Las tasas de recurrencia es de aproximadamente 1%.

Un enfoque menos invasivo es toracoscopia, por lo general en la forma de un procedimiento llamado cirugía toracoscópica asistida por video. Los resultados de CVT basado abrasión pleural son ligeramente peores que los obtenidos usando toracotomía, pero producen cicatrices más pequeñas en la piel. En comparación con la toracotomía abierta, VATS ofrece unas estancias más cortas en el hospital, menor necesidad de control del dolor postoperatorio, y un menor riesgo de problemas pulmonares después de la cirugía. VATS también pueden ser utilizados para lograr pleurodesis química, lo que implica la insuflación de talco, que activa una reacción inflamatoria que hace que el pulmón se adhieren a la pared del pecho.

Si un tubo torácico ya está en su lugar, varios agentes pueden ser inculcados a través del tubo para lograr pleurodesis química, específicamente talco o el antibiótico tetraciclina. Resultados de pleurodesis química tienden a ser peores que cuando se utilizan métodos quirúrgicos, pero pleurodesis con talco se ha encontrado que tienen pocas consecuencias negativas a largo plazo en las personas más jóvenes.

Cuidados postoperatorios

Si el neumotórax se produce en un fumador, esto se considera una oportunidad para destacar el notable aumento en el riesgo de recurrencia en aquellos que continúan fumando, y los beneficios de dejar de fumar. Puede ser aconsejable para alguien que siga de baja durante un máximo de una semana después de un neumotórax espontáneo. Si la persona que normalmente realiza trabajo manual pesado, se pueden requerir varias semanas. Los que han sido objeto de pleurodesis pueden necesitar dos o tres semanas fuera del trabajo para recuperarse.

Los viajes en avión se recomienda para un máximo de siete días después de la resolución completa de un neumotórax si no se produce la recurrencia. El buceo bajo el agua no se considera seguro después de un episodio de neumotórax menos que se haya realizado un procedimiento preventivo. Directrices profesionales sugieren que la pleurectomía puede realizar en ambos pulmones y que las pruebas de función pulmonar y tomografía computarizada normalizar antes de reanudar el buceo. Pilotos de aeronaves también pueden requerir evaluación para la cirugía.

Prevención

Un procedimiento preventivo puede recomendarse después de un episodio de neumotórax, con la intención de prevenir la recurrencia. La evidencia sobre el tratamiento más eficaz sigue siendo contradictoria en algunas áreas, y existe una variación entre los tratamientos disponibles en Europa y los EE.UU.. No todos los episodios de neumotórax requieren este tipo de intervenciones, la decisión depende en gran medida de la estimación del riesgo de recurrencia. Estos procedimientos se recomiendan a menudo después de la ocurrencia de un segundo neumotórax. Puede ser necesario considerar la cirugía si alguien ha experimentado neumotórax en ambos lados, episodios secuenciales que implican ambos lados, o si un episodio se asoció con el embarazo.

Epidemiología

La tasa de incidencia anual ajustada por edad de la PSP se piensa que es tres a seis veces tan altas en los machos como en las hembras. Fishman cita AAIR de de 7,4 y 1,2 casos por 100.000 personas-año en varones y mujeres, respectivamente. Significativamente altura superior a la media también se asocia con un mayor riesgo de PSP - en las personas que tienen por lo menos 76 pulgadas de alto, el AAIR es de unos 200 casos por 100.000 personas-año. Delgado compilación también parece aumentar el riesgo de PSP.

El riesgo de contraer una primera neumotórax espontáneo es elevado entre los fumadores masculinos y femeninos por factores de aproximadamente 22 y 9, respectivamente, en comparación con los no fumadores emparejados del mismo sexo. Las personas que fuman en mayor intensidad se encuentran en mayor riesgo, con un efecto de "mayor de lo lineal": los hombres que fuman 10 cigarrillos por día tienen un mayor riesgo 20 veces aproximada sobre los no fumadores comparables, mientras que los fumadores que consumen 20 cigarrillos al día muestran un aumento de 100 veces en el riesgo estimado.

En neumotórax espontáneo secundario, el AAIR anual estimado es de 6,3 y 2,0 casos por 100.000 personas-año para hombres y mujeres, respectivamente, con el riesgo de recurrencia en función de la presencia y la gravedad de una enfermedad pulmonar subyacente. Una vez que se ha producido un segundo episodio, hay una alta probabilidad de posteriores episodios adicionales. La incidencia en niños no ha sido bien estudiado, pero se estima que es entre 5 y 10 casos por 100.000 personas-año.

La muerte por neumotórax es muy poco común. Estadísticas británicas muestran una tasa de mortalidad anual de 1,26 y 0,62 muertes por millón de personas-año en hombres y mujeres, respectivamente. Un aumento significativo en el riesgo de muerte se ve en las víctimas mayores y en aquellos con neumotórax secundario.

Historia

La primera descripción de neumotórax traumático secundario a fracturas costales aparece en Cirugía Imperial por el turco cirujano Serafeddin Sabuncuoglu, que también recomienda un método de aspiración simple.

Neumotórax fue descrito en 1803 por Jean Marc Gaspard Itard, un estudiante de René Laennec, que proporciona una amplia descripción del cuadro clínico en 1819. Mientras Itard y Laennec reconoció que algunos casos no se deben a la tuberculosis, el concepto de neumotórax espontáneo primario fue presentada de nuevo por el médico danés Hans Kjrgaard en 1932. En 1941, los cirujanos Tyson y Crandall introdujeron abrasión pleural para el tratamiento del neumotórax.

Antes de la llegada de los medicamentos anti-tuberculosos, neumotórax iatrogénicos se les dio intencionalmente a las personas con la tuberculosis en un esfuerzo para colapsar un lóbulo, o la totalidad de pulmón, en torno a una lesión de cavitación. Esto se conoce como "descansando el pulmón". Fue introducido por el cirujano italiano Carlo Forlanini en 1888 y difundido por el cirujano estadounidense John Benjamin Murphy en el siglo 20. Murphy utiliza la tecnología de rayos X recientemente descubierto para crear neumotórax de la talla correcta.

En otros animales

Los animales pueden experimentar tanto espontánea como neumotórax traumático. El neumotórax espontáneo es, como en los seres humanos, clasificado como primario o secundario, mientras que neumotórax traumático se divide en abierto y cerrado. El diagnóstico puede ser evidente para el médico veterinario porque el animal exhibe dificultad para respirar en, o tiene respiración superficial. Neumotórax pueden surgir de las lesiones pulmonares o de un traumatismo de la pared torácica. En los caballos, neumotórax traumático puede involucrar ambos hemitórax, como el mediastino es incompleta y hay una conexión directa entre las dos mitades del pecho. El neumotórax por tensión-la presencia de lo cual puede suponerse, debido al rápido deterioro de la función del corazón, pulmón sonidos ausentes de todo el tórax, y un cofre-está en forma de barril tratado con una incisión en el pecho del animal para aliviar la presión, seguido por la inserción de un tubo torácico.