Psicofarmacología, Reseña histórica, Señalización química, Sustancias psicofarmacológicos, La investigación psicofarmacológica

Psicofarmacología es el estudio científico de los efectos de las drogas tienen sobre el estado de ánimo, la sensación, el pensamiento y el comportamiento. Se distingue de Neuropsicofarmacología, que enfatiza los cambios inducidos por las drogas en el funcionamiento de las células en el sistema nervioso.

El campo de la psicofarmacología estudia una amplia gama de sustancias con distintos tipos de propiedades psicoactivas, centrándose principalmente en las interacciones químicas con el cerebro.

Las drogas psicoactivas interactúan con determinados sitios diana o receptores que se encuentran en el sistema nervioso para inducir cambios generalizados en las funciones fisiológicas o psicológicas. La interacción específica entre las drogas y sus receptores se conoce como "acción de la droga", y los cambios generalizados en la función fisiológica o psicológica que se conoce como "efecto de la droga". Estos medicamentos pueden provenir de fuentes naturales como plantas y animales, o de fuentes artificiales como la síntesis química en el laboratorio.

Reseña histórica

Early psicofarmacología

A menudo no se menciona ni comprendidos en el ámbito del estudio de la psicofarmacología hoy en día, son sustancias psicoactivas no identificados como útil en entornos de salud mental modernos o referencias. Estas sustancias son de origen natural, pero no obstante psicoactiva, y están compuestos identificados mediante el trabajo de los etnobotánicos y ethnomycologists. Sin embargo, a pesar de estas sustancias se han utilizado a lo largo de la historia por diversas culturas, y tener un profundo efecto sobre la mentalidad y la función del cerebro, que no siempre han alcanzado el grado de evaluación escrutadora que fabricada en el laboratorio compuestos tienen. Sin embargo, algunos, como la psilocibina y la mezcalina, han proporcionado una base de estudio para los compuestos que se utilizan y se examinan en el campo hoy en día. Las sociedades de cazadores-recolectores que tendían a favorecer psicodélicos, disociativos y deliriants, y hoy en día su uso todavía se puede observar en muchas culturas tribales que sobreviven. La droga exacto utilizado depende de lo que el ecosistema en particular una determinada tribu vive en puede apoyar, y se encuentran por lo general en estado silvestre. Tales fármacos incluyen varios hongos psicodélicos que contienen psilocibina, muscimol y muscarina y cactus que contiene mescalina y otros productos químicos, junto con miles de otras plantas psicoactivas-químicos que contienen. Estas sociedades por lo general otorgan significado espiritual de dicho uso de drogas, y con frecuencia lo incorporen en sus prácticas religiosas. Con la llegada del Neolítico y la proliferación de la agricultura, las nuevas psicoactivos comenzaron a usarse como un subproducto natural de la agricultura. Entre ellos se encontraban el opio, cannabis y el alcohol derivado de la fermentación de cereales y frutas. La mayoría de las sociedades comenzaron a desarrollar herblores, listas de hierbas que eran buenas para el tratamiento de diversas dolencias físicas y mentales. Por ejemplo, la hierba de San Juan fue tradicionalmente prescrito en algunas partes de Europa para la depresión, y la medicina china desarrolló listas elaboradas de hierbas y preparados. Estas y otras diversas sustancias que tienen un efecto sobre el cerebro todavía se usan como remedios en muchas culturas.

Modern psicofarmacología

El amanecer de la actual psicofarmacología marcó el comienzo de la utilización de psicofármacos para tratar enfermedades psicológicas. Esto trajo consigo el uso de opiáceos y los barbitúricos para el tratamiento de problemas de conducta graves en los pacientes. En las primeras etapas, la psicofarmacología se utiliza principalmente para la sedación. Luego, con la década de 1950 fue la creación de la clorpromazina para la psicosis, carbonato de litio para la manía, a continuación, en rápida sucesión, el desarrollo de los antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la monoaminooxidasa, benzodiazepinas, entre otros antipsicóticos y antidepresivos. Un rasgo característico de esta época incluye una evolución de los métodos de investigación, con el establecimiento de controlado con placebo, los estudios doble ciego, y el desarrollo de métodos para el análisis de los niveles en sangre con respecto a los resultados clínicos y una mayor sofisticación en los ensayos clínicos. Los principios de 1960 revelaron un modelo revolucionario por Julius Axelrod describir señales nerviosas y la transmisión sináptica, lo cual fue seguido por un aumento drástico de la investigación bioquímica cerebral en los efectos de los agentes psicotrópicos en la química del cerebro. Después de la década de 1960, el campo de la psiquiatría se movió para incorporar las indicaciones y eficacia de los tratamientos farmacológicos, y comenzó a centrarse en el uso y la toxicidad de estos medicamentos. Los años 1970 y 1980 se caracterizaron además por una mejor comprensión de los aspectos sinápticas de los mecanismos de acción de los fármacos.

Señalización química

Los neurotransmisores

Las drogas psicoactivas ejercen sus efectos sensoriales y de comportamiento casi en su totalidad al actuar sobre los neurotransmisores y mediante la modificación de uno o más aspectos de la transmisión sináptica. Los neurotransmisores pueden ser vistos como productos químicos a través del cual las neuronas se comunican principalmente, las drogas psicoactivas afectan a la mente mediante la alteración de esta comunicación. Los medicamentos pueden actuar por 1) que sirve como un precursor para el neurotransmisor; 2) la inhibición de la síntesis de neurotransmisor; 3) la prevención de almacenamiento de neurotransmisor en la vesícula presináptica; 4) estimulando o inhibiendo la liberación de neurotransmisores; 5) estimular o bloqueo de los receptores postsinápticos; 6 autorreceptores) estimulantes, la liberación del neurotransmisor inhibidor, 7) de bloqueo autorreceptores, el aumento de la liberación de neurotransmisores, 8) la inhibición de la neurotransmisión de degradación, o 9) bloquean la recaptación de neurotransmisores por la neurona presináptica.

Hormonas

El otro método central a través del cual actúan los fármacos está afectando a las comunicaciones entre células a través de las hormonas. Los neurotransmisores pueden por lo general sólo viajar una distancia microscópica antes de llegar a su objetivo en el otro lado de la hendidura sináptica, mientras que las hormonas pueden viajar largas distancias antes de alcanzar las células diana en cualquier lugar en el cuerpo. Por lo tanto, el sistema endocrino es un enfoque crítico de la psicofarmacología debido a 1) fármacos pueden alterar la secreción de muchas hormonas; 2) hormonas puede alterar las respuestas de comportamiento a las drogas; 3) hormonas ellos mismos a veces tienen propiedades psicoactivas, y 4) la secreción de algunas hormonas, especialmente los que dependen de la glándula pituitaria, es controlada por los sistemas de neurotransmisores en el cerebro.

Sustancias psicofarmacológicos

 Artículo principal: medicación psiquiátrica y drogas psicoactivas

Alcohol

El alcohol es un depresivo, cuyos efectos pueden variar según la cantidad de dosis, frecuencia y cronicidad. Como miembro de la clase de sedantes-hipnóticos, a las dosis más bajas, el individuo se siente relajado y menos ansioso. En una zona tranquila, el usuario puede sentirse somnoliento, pero en lugares con aumento de la estimulación sensorial, las personas pueden sentirse desinhibido y con más confianza. Las dosis altas de alcohol consumido rápidamente pueden producir amnesia para los acontecimientos que se producen durante la intoxicación. Otros efectos incluyen la disminución de la coordinación, lo que conduce a problemas del habla, discapacidades habilidades de motricidad fina, y el tiempo de reacción retardada. Los efectos del alcohol en la neuroquímica bodys son más difíciles de estudiar que otras drogas. Esto se debe a la naturaleza química de la sustancia hace que sea fácil de penetrar en el cerebro, y que también influye en la bicapa de fosfolípidos de las neuronas. Esto permite que el alcohol tenga un impacto generalizado en muchas funciones celulares normales y modifica las acciones de varios sistemas de neurotransmisores. El alcohol inhibe la neurotransmisión del glutamato mediante la reducción de la eficacia en el receptor de NMDA, que se relaciona con la pérdida de memoria asociada con la intoxicación. También modula la función de GABA, un neurotransmisor aminoácido inhibidor. Las cualidades de refuerzo de alcohol conducen a un uso repetido - y así también los mecanismos de la abstinencia del uso crónico de alcohol - son en parte debido a la acción de las sustancias en el sistema de la dopamina. Esto es debido al efecto de alcoholes en los sistemas de opioides, o endorfinas, que tienen efectos similares a los opiáceos, tales como la modulación del dolor, estado de ánimo, la alimentación, el refuerzo, y la respuesta al estrés también.

Los antidepresivos

Los antidepresivos reducen los síntomas de los trastornos del estado de ánimo sobre todo a través de la regulación de la norepinefrina y la serotonina. Después de su uso crónico, las neuronas se adaptan al cambio en la bioquímica, resultando en un cambio en la densidad de receptores pre-y post-sináptica y la segunda función de mensajero.

Inhibidores de la monoamino oxidasa son la clase más antigua de antidepresivos. Ellos inhiben la monoamino oxidasa, la enzima que metaboliza los neurotransmisores de monoamina en los terminales presinápticos que no están contenidas en las vesículas sinápticas de protección. La inhibición de la enzima aumenta la cantidad de neurotransmisor disponible para la liberación. Se aumenta la norepinefrina, la dopamina, y 5-HT y por lo tanto aumenta la acción de los transmisores en sus receptores. IMAO han sido un tanto desfavorecido debido a su reputación de efectos secundarios más graves.

Los antidepresivos tricíclicos trabajo a través de la unión a las proteínas transportadoras presinápticas y el bloqueo de la recaptación de norepinefrina o 5-HT en la terminal presináptica, la prolongación de la duración de la acción del transmisor en la sinapsis.

Los inhibidores selectivos de la serotonina inhibidores bloquean selectivamente la recaptación de la serotonina a través de sus efectos inhibidores sobre la sodio/potasio transportador de serotonina dependiente de ATP en las neuronas presinápticas. Esto aumenta la disponibilidad de 5-HT en la hendidura sináptica. Los principales parámetros a tener en cuenta en la elección de un antidepresivo son los efectos secundarios y la seguridad. La mayoría de los ISRS son genéricamente disponibles y son relativamente baratos. Antidepresivos más antiguos, como los antidepresivos tricíclicos y los IMAO suelen requerir más visitas y seguimiento, lo que puede compensar el bajo costo de los medicamentos. Los ISRS son relativamente seguros en caso de sobredosis y mejor tolerada que los ATC y los IMAO para la mayoría de los pacientes.

Antipsicóticos

Todas las sustancias antipsicóticas, excepto clozapina, son relativamente potentes bloqueadores de los receptores postsinápticos de la dopamina. Todos los antipsicóticos efectivos, excepto la clozapina, actúan sobre el sistema nigroestriatal y. Para un antipsicótico para ser eficaz, requiere generalmente un antagonismo de la dopamina de 60% -80% de los receptores D2 de la dopamina.

Antipsicóticos de primera generación: neurolépticos tradicionales modifican varios sistemas neurotransmisores, pero su eficacia clínica es más probable debido a su capacidad para antagonizar la transmisión de dopamina al bloquear competitivamente los receptores o por la inhibición de la liberación de dopamina. Los efectos secundarios más graves y problemático de estos antipsicóticos clásicos son trastornos del movimiento que se asemejan a los síntomas de la enfermedad de Parkinson, debido a que los neurolépticos antagonizan los receptores de dopamina en términos generales, además de reducir la inhibición mediada por la dopamina normal de las células colinérgicas en el cuerpo estriado.

Los antipsicóticos de segunda generación: El concepto de "atipicidad" es a partir de la constatación de que los antipsicóticos de segunda generación tenían una mayor proporción de la serotonina/dopamina que hicieron las drogas anteriores, y podrían estar asociadas con una mayor eficacia y los efectos secundarios extrapiramidales reducidos. Algunos de la eficacia de los antipsicóticos atípicos pueden deberse a 5-HT2 antagonismo o el bloqueo de otros receptores de dopamina. Los agentes que bloquean puramente 5-HT2 o receptores de dopamina D2 que otros han fracasado a menudo como antipsicóticos eficaces.

Las benzodiazepinas

Las benzodiazepinas se usan a menudo para reducir los síntomas de ansiedad, tensión muscular, trastornos convulsivos, insomnio, síntomas de abstinencia de alcohol, y los síntomas de ataque de pánico. Su acción es principalmente en los sitios de benzodiazepinas específicas sobre el receptor GABAA. Este complejo receptor se cree que median las acciones ansiolíticas, sedante, anticonvulsivante y de las benzodiazepinas. El uso de benzodiacepinas conlleva el riesgo de tolerancia, dependencia y abuso. Tomar estos medicamentos durante un largo periodo de tiempo puede conducir a síntomas de retirada tras la interrupción brusca.

Los alucinógenos

Los alucinógenos provocan distorsiones perceptivas y cognitivas sin delirio. El estado de embriaguez a menudo se llama un "viaje". El inicio es la primera etapa después de que un individuo ingiere o fuma la sustancia. Esta etapa puede consistir de efectos visuales, con una intensificación de los colores y la apariencia de los patrones geométricos que se pueden ver con los ojos cerrados queridos. Esto es seguido por una fase de meseta, donde el sentido subjetivo del tiempo comienza a disminuir y el aumento en la intensidad de efectos visuales. El usuario puede experimentar sinestesia, un entrecruzamiento de sensaciones. Además de los efectos sensoriales-perceptivos, sustancias alucinógenas pueden inducir sentimientos de despersonalización, cambios emocionales a un estado de euforia o ansiedad/miedo, y una desorganización del pensamiento lógico. Los alucinógenos se clasifican químicamente como sea indolaminas, compartir una estructura común con la serotonina, o fenetilaminas, que comparten una estructura común con norepinefrina. Ambas clases de estos fármacos son agonistas de los receptores 5-HT2, lo que se piensa que es el componente central de sus propiedades alucinógenas. La activación de la 5-HT2A puede ser particularmente importante para la actividad alucinógena. Sin embargo, la exposición repetida a los alucinógenos conduce a la tolerancia rápida, probablemente a través de la baja regulación de estos receptores en las células diana específicas.

Hipnóticos

Los hipnóticos se utilizan a menudo para tratar los síntomas de insomnio u otros trastornos del sueño. Las benzodiazepinas son todavía entre los más recetados sedantes-hipnóticos en los Estados Unidos hoy en día. Ciertos fármacos no benzodiazepínicos se usan como hipnóticos como así. A pesar de que carecen de la estructura química de las benzodiazepinas, su efecto sedante es similar a través de la acción sobre el receptor GABAA. También tienen una reputación de ser menos adictiva que las benzodiacepinas. La melatonina, una hormona natural, se utiliza a menudo sin receta para tratar el insomnio y el jet lag. Esta hormona parece ser excretada por la glándula pineal temprana durante el ciclo del sueño y puede contribuir a nuestros ritmos circadianos. Debido OTC suplementos de melatonina no están sujetos a la fabricación cuidadosa y consistente, a veces se prefieren los agonistas de melatonina más específicos. Se utilizan por su acción sobre los receptores de melatonina en el núcleo supraquiasmático, responsable de los ciclos de sueño-vigilia. Muchos barbitúricos tienen o han tenido una indicación aprobada por la FDA para su uso como sedantes hipnóticos, pero se han vuelto menos utilizado debido a su limitado margen de seguridad en caso de sobredosis, su potencial de dependencia, y el grado de depresión del sistema nervioso central que provocan. El aminoácido L-triptófano también está disponible sin receta, y parece estar libre de dependencia o riesgo de abuso. Sin embargo, no es tan poderoso como los hipnóticos tradicionales. Debido al posible papel de la serotonina en los patrones de sueño, una nueva generación de antagonistas de 5-HT2 son en el desarrollo actual como hipnóticos.

La marihuana y los cannabinoides

El consumo de cannabis produce un estado dependiente de la dosis de la intoxicación en los seres humanos. Hay un aumento comúnmente el flujo de sangre a la piel, lo que conduce a sensaciones de calor o lavado, y la frecuencia cardíaca también se incrementa. También induce con frecuencia el aumento del hambre. Iversen categorizar los efectos subjetivos y de comportamiento a menudo asociados con la marihuana en cuatro etapas. El primero es el "zumbido", un breve período de respuesta inicial, en que los principales efectos son mareos o aturdimiento leve, además de las posibles sensaciones de hormigueo en las extremidades o en otras partes del cuerpo. La "alta" se caracteriza por sentimientos de euforia y alegría, así como un sentido de la desinhibición. Si la persona ha tomado una dosis suficientemente grande de cannabis, el nivel de intoxicación avanza a la etapa de ser "stoned", y el usuario puede sentirse tranquilo y relajado, y posiblemente en un estado de ensueño. Reacciones sensoriales pueden incluir la sensación de flotación, una mayor percepción visual y auditiva, ilusiones visuales, o la percepción de la desaceleración del paso del tiempo.

Existen dos receptores de cannabinoides primarios del SNC, en el que la marihuana y el acto cannabinoides. Tanto el receptor CB1 y CB2 se encuentran en el cerebro. El receptor CB2 se encuentra también en el sistema inmune. CB1 se expresa a altas densidades en los ganglios basales, el cerebelo, el hipocampo y corteza cerebral. La activación del receptor puede inhibir la formación de cAMP, inhiben los canales iónicos de calcio sensibles al voltaje, y activar los canales iónicos de potasio. Muchos receptores CB1 se encuentran en terminales de los axones, donde actúan para inhibir la liberación de varios neurotransmisores. En combinación, estas acciones de drogas funcionan para alterar diversas funciones del sistema nervioso central, incluyendo el sistema motor, la memoria, y diversos procesos cognitivos.

Los opiáceos

Los medicamentos opiáceos pertenecen a la clase de analgésicos narcóticos, los cuales reducen el dolor sin producir pérdida del conocimiento, pero sí producen una sensación de relajación y el sueño, y en dosis altas, puede resultar en coma y muerte. La capacidad de los opiáceos para aliviar el dolor depende de un conjunto complejo de vías neuronales en el nivel de la médula espinal, así como varios lugares por encima de la médula espinal. Las pequeñas neuronas endorfina en el acto de la médula espinal en los receptores para disminuir la conducción de señales de dolor desde la médula espinal a los centros superiores del cerebro. Neuronas Descendente originarios de la sustancia gris periacueductal dan lugar a que las dos vías más señales de dolor de bloque en la médula espinal. Las vías comienzan en el locus coeruleus y el núcleo de rafe. Al igual que otras sustancias de abuso, fármacos opiáceos aumentan la liberación de dopamina en el núcleo accumbens.

Estimulantes

La cocaína es uno de los estimulantes más comunes, y es un fármaco complejo que interactúa con diversos sistemas de neurotransmisores. Es comúnmente causan estado de alerta, aumento de la confianza, los sentimientos de euforia, disminución de la fatiga y una sensación generalizada de bienestar. Los efectos de la cocaína son similares a los de las anfetaminas, la cocaína, aunque tiende a tener una duración más corta de efecto. En dosis elevadas y/o con el uso prolongado, la cocaína puede resultar en una serie de efectos negativos, así, como irritabilidad, ansiedad, agotamiento, insomnio total de, e incluso sintomatología psicótica. La mayoría de las acciones fisiológicas y de comportamiento de la cocaína puede ser explicado por su capacidad de bloquear la recaptación de los dos catecolaminas, la dopamina y la norepinefrina, así como la serotonina. La cocaína se une a los transportistas que normalmente aclarar estos transmisores de la hendidura sináptica, inhibiendo su función. Esto conduce a un aumento de los niveles de neurotransmisor en la hendidura y la transmisión en las sinapsis. Basándose en estudios in vitro que utilizan tejido cerebral de rata, la cocaína se une más fuertemente al transportador de la serotonina, seguido por el transportador de dopamina, y entonces el transportador de norepinefrina.

Las anfetaminas tienden a causar los mismos efectos en el comportamiento y subjetivos de la cocaína. Varias formas de anfetaminas se utilizan comúnmente para tratar los síntomas del trastorno por déficit de atención y la narcolepsia, o se utilizan como recreación. La anfetamina y la metanfetamina son agonistas indirectos de los sistemas catecolaminérgicos. Ellos bloquean la recaptación de catecolaminas, además de la liberación de catecolaminas desde las terminales nerviosas. Hay evidencia de que los receptores de dopamina juegan un papel central en las respuestas de comportamiento de los animales a la cocaína, las anfetaminas, y otras drogas psicoestimulantes. Una acción hace que las moléculas de dopamina para ser liberados desde el interior de las vesículas en el citoplasma de la terminal nerviosa, que son luego transportadas fuera por la vía de la dopamina mesolímbica para el núcleo accumbens. Esto juega un papel clave en los efectos gratificantes y de refuerzo de la cocaína y la anfetamina en animales, y es el mecanismo principal para la dependencia de las anfetaminas.

La investigación psicofarmacológica

 Artículos principales: las sustancias psicoactivas y psicofármacos

En psicofarmacología, los investigadores están interesados en cualquier sustancia que atraviesa la barrera hematoencefálica y por lo tanto tiene un efecto en el comportamiento, estado de ánimo o la cognición. Las drogas son investigados por sus propiedades físico-químicas, los efectos secundarios físicos, y los efectos secundarios psicológicos. Los investigadores en psicofarmacología estudian una variedad de diferentes sustancias psicoactivas que incluyen alcohol, cannabinoides, drogas de club, psicodélicos, opiáceos, nicotina, cafeína, estimulantes psicomotores, inhalantes, y los esteroides anabólicos androgénicos. También estudian los fármacos utilizados en el tratamiento de los trastornos afectivos y la ansiedad, así como esquizofrenia.

Los estudios clínicos son a menudo muy específicas, por lo general a partir de experimentos con animales, y terminando con las pruebas en humanos. En la fase de pruebas en seres humanos, a menudo hay un grupo de sujetos, un grupo se le dio un placebo, y el otro se administra una dosis terapéutica cuidadosamente medida de la droga en cuestión. Después de todas las pruebas se ha completado, se propone la droga a la autoridad reguladora en cuestión, y de que sea introducido en el mercado para el público a través de la prescripción, o se considere lo suficientemente seguro para las ventas libres.

Aunque determinados fármacos se prescriben para los síntomas o síndromes específicos, que por lo general no son específicas para el tratamiento de cualquier trastorno mental sola. Debido a su capacidad para modificar el comportamiento de incluso los pacientes más perturbados, los antipsicóticos, ansiolíticos y antidepresivos han afectado en gran medida la gestión del personal del hospital hospitalizados enfermos mentales, lo que permite dedicar más de su atención a los esfuerzos terapéuticos y permite a muchos pacientes de llevar vidas relativamente normales fuera del hospital.

Una aplicación un tanto controversial de la psicofarmacología es "psiquiatría cosmética" Personas que no cumplen los criterios para ningún trastorno psiquiátrico, sin embargo se recetan psicofármacos. El antidepresivo Wellbutrin se prescribe a continuación para aumentar los niveles de energía percibidas y la asertividad, mientras que la disminución de la necesidad de dormir. El Inderal compuesto antihipertensivo, a veces se elige para eliminar la incomodidad de día a día la ansiedad "normal". Prozac en las personas no deprimidas puede producir una sensación de bienestar generalizado. Mirapex, un tratamiento para el síndrome de piernas inquietas, puede aumentar drásticamente la libido en las mujeres. Estas y otras aplicaciones de estilo de vida fuera de la etiqueta de los medicamentos no son infrecuentes. Aunque en ocasiones se informó en la literatura médica no se han desarrollado directrices para tal uso. También hay una posibilidad de que el uso indebido de drogas psicoactivas recetadas por personas de edad avanzada, que pueden tener múltiples recetas de medicamentos.