Pólipo cervical, Causar, Síntomas, Diagnóstico, Tratamiento, Pronóstico, Factores de riesgo y epidemiología, Estructura

Un pólipo cervical es un pólipo o tumor benigno común en la superficie del canal cervical. Pueden causar sangrado menstrual irregular, pero a menudo no muestran síntomas. El tratamiento consiste en la simple retirada del pólipo y el pronóstico es generalmente bueno. Aproximadamente el 1% de los pólipos cervicales mostrará cambios neoplásicos que pueden conducir al cáncer. Son más comunes en las mujeres post-menstruales, pre-menopáusicas que han estado embarazadas.

Causar

La causa de los pólipos cervicales es incierto, pero que a menudo se asocian con la inflamación del cuello uterino. También pueden ocurrir como resultado de niveles elevados de estrógeno o los vasos sanguíneos cervicales obstruidos.

Síntomas

Los pólipos cervicales no muestran síntomas. Cuando hay síntomas, éstos incluyen sangrado intermenstrual, sangrado menstrual anormalmente abundante, sangrado vaginal en las mujeres post-menopáusicas, sangrado después del coito y flujo vaginal amarillento o blanco y espeso.

Diagnóstico

Los pólipos cervicales se pueden ver durante un examen pélvico como proyecciones de color rojo o púrpura del canal cervical. El diagnóstico se puede confirmar con una biopsia de cuello uterino que revelará la naturaleza de las células presentes.

Tratamiento

Los pólipos cervicales se pueden eliminar con pinzas de anillo. También se pueden eliminar mediante la vinculación de hilo quirúrgico alrededor del pólipo y cortándolo. La base restante del pólipo a continuación, se puede retirar utilizando un láser o por cauterización. Si el pólipo está infectado, un antibiótico recetado.

Pronóstico

99% de los pólipos cervicales permanecerá benigno y 1% en algún momento mostrar el cambio neoplásico. Los pólipos cervicales no es probable que volver a crecer.

Factores de riesgo y epidemiología

Los pólipos cervicales son más comunes en las mujeres que han tenido hijos y las mujeres perimenopáusicas. Son poco frecuentes en las niñas pre-menstruales y poco frecuente en las mujeres post-menopáusicas.

Estructura

Son neoplasias en forma de dedo, generalmente de menos de 1 cm de diámetro. Por lo general son de color rojo brillante, con una textura esponjosa. Se pueden unir a la cerviz por un tallo y en ocasiones el prolapso dentro de la vagina, donde pueden ser confundidos con pólipos endometriales o miomas submucosos.